La revolución empieza en el campo y continúa en la cocina.